jueves, 9 de enero de 2014

Nuevo templo en San Fernando

Un histórico día se vivió en la ciudad de San Fernando, el pasado 7 de diciembre  Nuestro Obispo Juan Ormeño Lagos, junto a nuestra Pastora Diaconisa Alicia Parada Acuña, en compañía de parte de su Directorio visitaron esta hermosa ciudad. La 1ª Iglesia de San Fernando que administra nuestro Pastor Manuel Millahuala Matus, celebró el inicio oficial de la construcción de un nuevo templo para la Iglesia Unida en esta ciudad. Hasta esta actividad asistieron todos los Pastores de la Región de O`Higgins y de la Región del Maule, junto a ellos, considerables delegaciones que dieron un marco impresionante de asistentes al lugar que fue escogido para dar capacidad a la multitud.
Lo construido hasta el momento, dan cuenta de una Obra especial, de excelencia, apropiada para los nuevos tiempos. Admirable envergadura que incluye, además de un hermoso y espacioso templo, exclusivo casino, cocina, salas de reuniones, multiuso, es decir una completa y moderna infraestructura para los múltiples usos diarios y especiales que desarrolla nuestra Iglesia.
Previo al culto central, se disfrutó de una rica convivencia pastoral entorno a una exquisita once-comida en un privilegiado lugar de preciosos parajes. Momento, que no sólo fue de saborear exquisiteces sino también se logró una perfecta coinonía que seguramente produjo una huella de amor pastoral.
233-2-notPor la noche, Dios regaloneó a los presentes con un culto de celebración sobresaliente, la multicancha de un colegio que se adecuó hermosamente para la fiesta, repleta de hermanos provenientes de todas las ciudades de la región y el espíritu de verdadera adoración, era contagioso. El coro instrumental formado en esta ocasión por músicos de distintas iglesias,  sus voces y corazones para rendir honores al Rey , l Amado de las Naciones.
Previo a la exposición de la palabra de Dios, la iglesia anfitriona tuvo emotivas palabras de gratitud en los labios del Pastor Manuel Millahuala Matus, quien daba testimonio de todo lo vivido como un sueño y regalo de Dios, expresando palabras de alta gratitud hacia nuestro Obispo, Juan Ormeño Lagos, a nuestra Pastora Diaconisa y a la comitiva compuesta por pastores del Directorio. En el mismo sentido, el hermano Samuel Flores, oficial de la iglesia, también en emotivas palabras graficó la gratitud y el cariño hacia nuestras Autoridades con hermosos y simbólicos presentes que marcaron un momento especial.
El profundo mensaje bíblico leído por nuestro amado Obispo, con la unción que le caracteriza estuvo situado en San Lucas capítulo 4 desde el verso 16 al 21. Quienes tuvieron la bendición de participar de tan glorioso sermón,  simplemente se quedaron con la expresión “extraordinaria Unción”. Todo lo vivido, las alabanzas, los gritos de júbilo, las danzas es sólo una expresión espontánea ante la exposición poderosa con que el Espíritu Santo usó a nuestro Obispo ante un intenso llamado a explorar y explotar la riqueza espiritual que la Iglesia ha tenido desde siempre, cual es “la Unción – Revestimiento de Poder” pero que hoy ante el escenario que a veces dominan ciertas corrientes idealistas tales como el humanismo, escepticismo y asimismo, la quietud de una sociedad que se rinde ante los adelantos tecnológicos que nos desvían de una mirada firme hacia la Unción que Dios nos ofrece para afectar e impactar a una sociedad en crisis valórica y existencial.
Tan profundo Sermón fue acompañado de especial revelación escritural. Existen tres tipos de unción específicas: unción a los leprosos, unción a los Sacerdotes y unción a los Reyes. En cada explicación profunda y detallada cuyo respaldo bíblico dejaba de manifiesto la especial “Unción” que Dios tiene para la Iglesia actual es toda una riqueza… Algunas expresiones o frases relevantes del corazón de Dios entregadas por los labios de nuestro Obispo anunciaron que “… Cuando el tiempo es crítico frente al humanismo y el escepticismo, hay una riqueza que la Iglesia debe explorar… Debemos cuidar el huerto del enemigo por lo que  es posible romper fronteras porque todos los escogidos tienen acceso a la Unción y es tiempo bajo este control y revestimiento Predicar el año agradable del Señor.”
La innegable presencia del Espíritu Santo dio un sello especial, y ante el llamado al Altar de Jehová, cortó cadenas y raíces de amargura, otorgó sanidad interior, libertó al cautivo y nos revistió con su poder y unción.
Pr. Ricardo Reyes López 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario